martes, 29 de septiembre de 2009

EL PERRO


Recién volvía caminando por la calle, cuando un perro cruza a mi vereda y comienza a caminar detrás mío, luego se pone mi par y me pasa,  frena y espera a que llegue, para seguir caminando a la par mía.

Pasadas las dos cuadras me doy cuenta que me mira como esperando que lo acaricie, por lo que mientras camino, le pongo la mano cerca (porque no sé de donde saque que tienen que olerte antes para que reconozcan el olor y no te muerdan o algo así…por las dudas lo hago) y luego lo acaricio.

El perro levanta la cabeza mostrando que lo disfrutó y fue entonces cuando frenó en seco y se cruzó nuevamente a la otra vereda.

Fue una situación rara, y lo raro es bueno.

2 comentarios:

Sherezade dijo...

jooo, y como tantos en la vida, una vez q lo disfrutan mueven la cola y se van a la acera contraria.

Suena a cuento conocido, o no???

Besines Ñ_Ñ
y ladri_dos

Sepo dijo...

te usan y te dejan joaco

SUCESIÓN - EL CORTO DE MAR DEL PLATA