viernes, 23 de julio de 2010

El teléfono


Era la segunda vez en un mes que nos quedábamos sin teléfono, y eso era terrible.
Ayer levante el tubo y nada, silencio total, entonces hacemos el respectivo reclamo y hoy, con increíble rapidez llega el técnico.
Le digo, “no tiene tono, como la otra vez”…poniendo una especie de “cara de reclamo”, como agregándole un poco de dramatismo al asunto.El señor pone su escalera, mira los cables y baja para decirme:” Los cables están bien, me tendría que fijar adentro”.
Accedo y lo hago entrar, en el camino estaba el teléfono separado de su base, lo enciendo para corroborar que no tiene tono(y no lo tenía)y se lo hago saber.
Cuando llegamos a la cocina el se pone a ver el teléfono y yo, voy a un rincón y ahi es cuando veo el desastre, oh desastre….el cable estaba desconectado,por eso no tenía tono… Mientras el hombre hacia sus mediciones en la base sacaba instrumentos y yo pensaba “que hago, le digo que soy un imbécil por no fijarme la primera vez si estaba conectado el teléfono antes de llamar o lo conecto sin que se de cuenta y empiezo a saltar de felicidad haciéndole creer que lo había arreglado?”.
Hice lo primero, lo conecté, me trague el orgullo y pedí disculpas en idiomas que ni yo conocía. El señor no se mostro muy dolido, se ve le pasa seguido…o quizás la procesión se lleva por dentro.

2 comentarios:

Thiago dijo...

Je. No te das una idea en el trabajo la cantidad de veces que me llaman gritando que no tienen luz pero si los tarados no ponen la llave en la ranura, y bueh, no van a tener electricidad alguna.

Soy recepcionista de hotel, aclaro.

Anónimo dijo...

Blogger me deja elegir una identidad: anonimo. Ja, me hizo gracia. Negro me gusto este post, solo para decirte
eso. Siempre es linda esa idea tuya, de que todo tiene algo lindo. Un abrazo grande (pelis manana?).

SUCESIÓN - EL CORTO DE MAR DEL PLATA